art–Varios

[Artículo publicado en las el libro de Rafael González, Teatro en vena, publicación que celebra el trigésimo aniversario de ATA y del Certamen Nacional de teatro "Arcipreste de Hita", pp. 83-85]

 

Pep Bruno

 

De los años en los que colaboré con ATA, tanto en la selección de obras para el Certamen como siendo parte del Jurado, guardo muchos buenos recuerdos: las lentas horas dedicadas a leer textos teatrales; las tardes de teatro en aquella intensa semana de casi catorce días; los animados corrillos de público antes y después de las representaciones; los aforos llenos, silenciosos, emocionados; la ilusión de quienes hacían posible esa fiesta del teatro… pero el mejor recuerdo que conservo, el que quizás resultó determinante para mí, es el de las cenas de trabajo. Me refiero, concretamente, a dos cenas. Una era la cena de la comisión de selección, y en ella nos reuníamos para decidir qué obras pasarían a formar parte del cartel del Certamen; la otra se celebraba tiempo después, tras la visualización de las obras del Certamen, y en ella el Jurado decidiría los premios. Esas cenas y sus sobremesas esos eran los mejores momentos, sin duda.

La cosa transcurría más o menos de la siguiente manera: íbamos a algún restaurante de la ciudad y, durante la cena, no se solía hablar del Certamen, más bien la conversación versaba sobre personas y personajes literarios locales. Para mí aquel momento era como descubrir una Guadalajara secreta, totalmente desconocida, una Guadalajara en la que se vivía intensamente la literatura: funcionarios que escribían poesía, técnicos que rescataban tradiciones ancestrales, banqueros que soñaban novelas, altos cargos que declamaban versos en las frías noches de noviembre... Yo escuchaba con asombro cada una de aquellas palabras, de aquellas anécdotas, bebiendo hasta la última letra, hasta el último aliento. Y lamentando no haber tropezado con los protagonistas en algún momento de su deambular entre la pasión y la vida.

Y tras la cena llegaba el momento de trabajar: seleccionar obras o premiarlas. Recuerdo especialmente el año en el que, tras cenar, nos fuimos al Teatro Moderno y allí, en el ambigú, nos reunimos el Jurado para deliberar. Fue entonces cuando comprendí que las extraordinarias personas con las que compartía mesa y conversación eran iguales que los protagonistas de las historias que había escuchado antes, mientras comíamos. Quizás ellos serían (o ya eran) los personajes de las historias que se contarían en futuras reuniones de ATA, o de cualquier otro grupo de personas amantes de las letras.

Aquel año, en el ambigú, me veía rodeado de hombres sabios: gentes de teatro, escritores, poetas, periodistas, miembros de ATA… y me sentía un privilegiado, y pensaba que qué hacía yo allí si no era aprender, callar y escuchar, sentado junto a personas que habían hecho de las letras una pasión, una forma de vida; oyendo de viva voz las palabras, que tal vez más adelante alguien contaría como una anécdota. Me sentí afortunado, sí, afortunado porque estaba viviendo en la niebla donde realidad y ficción se dan la mano. Se abrazan.

Y allí me encontraba, viviendo, atendiendo a los argumentos que entre tragos y risas se iban desgranando a favor o en contra de una u otra obra. Deslumbrado por el destello de la vida de todos aquellos con quienes compartía mesa.

Tengo grabados esos momentos como puntos de inflexión en mi vida: uno podía hacer de las letras una opción de vida, uno podía vivir intensamente la poesía, el teatro, los cuentos Me recuerdo sentado en el ambigú del Teatro Moderno junto con muchos hombres sabios, gentes de teatro, escritores, poetas, periodistas, miembros de ATA… y yo sintiéndome un privilegiado, pensando que qué hacía yo allí si no era aprender, callar y escuchar, viendo a gente que había hecho de las letras una pasión, una forma de vida. Atendiendo a los argumentos que entre tragos y risas se iban desgranando a favor o en contra de una u otra obra.

sin tener que ser un artista autodestructivo, autodeprimido, autoherido. La vida cobraba otro sentido vista desde la ilusión de la ficción, desde esa secreta pasión. Allí había gente que trabajaba como profesor, o como funcionario, o como técnico, como becario… pero en ese momento, tras una semana gozosa de teatro, tras una cena gozosa de teatro, era el esplendor de la fe, la liturgia de los versos, el turbión imparable de las pasiones y los recuerdos. Se destapaba la otra vida de cada uno de los que allí estábamos, la otra, la escondida, la verdadera. Y se hablaba de teatro como si en ello se fuera la vida, que se iba.

Recuerdo que tras aquellos encuentros volvía a casa con la misma sensación que si estuviera ebrio, borracho de intensidad, de palabras, de anhelos. La vida podía vivirse, y tenía sentido hacerlo, pegado a las páginas de los libros, amarrado a los versos rítmicos del sístole y diástole, abrazado a los cuentos … en el territorio de la ficción. Sí , se trataba de una sensación extraña, un empujón, un delirio. Volvía sintiéndome capaz de, cada día, vestirme, desayunar, ir al trabajo, comer, leer, dormir y, al mismo tiempo, cada día, sentir que debajo de mi ropa llevaba puesto el traje de faena, ese con el que podía entrar en la tierra de las palabras y las emociones.

Fue ahí, en ATA, en aquellos momentos gloriosos, en los que yo comprendí que podía hacer realidad mi propio anhelo, mi vida abrazado a los cuentos.

[Texto escrito para la reinauguración de la Biblioteca Pública Municipal de Azuqueca de Henares, el 18 de octubre de 2006]

 

Pep Bruno

 

Siempre hay una primera vez en la vida, y si no, malo.

Yo recuerdo mi primera vez con gran cariño, recuerdo algunos de sus momentos, algunos de sus secretos y, sobre todo, recuerdo cómo me sentí.

Por un lado me sentí terriblemente inquieto, indeciso, como cuando cogí el coche por primera vez sin mi padre de copiloto.

Por otro lado también me sentí dulcemente perdido, como cuando di y recibí mi primer beso de amor.

También recuerdo haberme sentido muy nervioso antes de que todo sucediera, igual que las horas previas al primer examen serio que hice.

Pero sobre todo me sentí feliz, feliz como nunca antes, feliz de tal modo que desde entonces no he podido evitar seguir haciéndolo; y es que aquella primera vez que conté cuentos delante de un público comprendí que los cuentos me habían elegido a mí, no yo a ellos, y que era afortunado porque desde ese momento los cuentos me guiarían llevándome hasta los ojos y los corazones de la gente.

Desde el momento en el que comencé a contar, en esa primera vez, supe que ya nunca podría dejar de hacerlo.

Y todo esto sucedió aquí, en Azuqueca, en esta biblioteca.

Aquí fue donde conté por primera vez como profesional y ese fue el primer paso de un largo camino: doce años viviendo del cuento, ojalá vengan muchos más.

Doce años en los que he vuelto una y otra vez a Azuqueca: con los diez años del club de lectura, con el centenario de Cervantes, con las Rutas imaginarias del Quijote, con los cuentos Jacobeos, con cursos, con el centenario de Borges, con sesiones de cuentos para niños y adultos...

Siempre volver, porque a veces es necesario sentir lo mismo que se sintió la primera vez, siempre volver y estar con su gente, con vosotras y vosotros, siempre volver, siempre Azuqueca.

El autor de Guadalajara invita a la reflexión sobre uno de los temas más polémicos de nuestra sociedad, ¿qué piensan ustedes sobre el mismo?


Presentación del artículo por Estela Puyuelo. Barbastro

Cabanillas del Campo es un pueblecito de Guadalajara que un día, casi de repente, se convirtió en ciudad. Sucedió simplemente que su población comenzó a crecer. Creció, creció y siguió creciendo. Y, finalmente, creció tanto que Cabanillas del Campo ostenta hoy la tasa de natalidad más alta de toda España (número de nacidos vivos por cada mil habitantes): un 27, 2 por mil, tres veces superior a la media del país.

Pero en Cabanillas del Campo, además nacer muchos niños, nacen, también, los cuentos. Sí. Un altísimo número de cuentos ven allí, por vez primera, la luz del mundo.

Este último portento ocurre gracias a uno de sus habitantes, Pep Bruno, que escribe -entre otros géneros- cuentos para niños, adultos y jóvenes. Muchos. Y siempre uno semanal para el periódico El Decano de Guadalajara desde 1994. Hacemos la cuenta... 52 semanas multiplicado por 13 años son... ¡unos 676 hermosos, elocuentes, tiernos, cotidianos, estupendos cuentos, que no sólo escribe, sino que narra por toda España, y también en otros países: México (donde ha estado en tres ocasiones), Portugal, Perú, Chile, Costa Rica, Panamá, Paraguay, Bolivia y Guinea Ecuatorial. Y todo desde un “viernes de los cuentos” donde empezó a contar, casi sin querer y no quiso parar...

Tuvimos la suerte de conocer a Pep Bruno en Barbastro, un día de primavera que vino a hacer florecer sus cuentos en esta tierra. Y es un verdadero deleite y honor contar con un texto suyo, escrito especialmente para los lectores de RONDA SOMONTANO. Y más porque no es un cuento, sino una verdadera y seria invitación a la reflexión. Profesorado, padres y madres y alumnos de todas las edades, nos gustaría saber qué opináis de este interesante tema: ¿quién educa a los hijos? Esperamos vuestros comentarios en la sección OPINIÓN.

 

 

Ampliar foto
Pep Bruno entre libros.

 

 

 

Foto

 

Pep Bruno apunta adivinanzas encuestando a los alumnos del Centro de Educación de Adultos "Somontano".
Centro de Educación de Adultos "Somontano".

 

 

Foto

El autor contando cuentos en el Centro de Educación de Adultos "Somontano". Centro de Educación de Adultos "Somontano"

 

Page 2 of 4

logo palabras del candil

tierraoral

LogoAeda

Website design: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.   ::o::   Header illustration: Raquel Marín

Translated by This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Licencia Creative Commons This website is licensed under a Creative Commons Licence.